Recetas

Otras recetas: Tarrinas de ChiaGalletas de Chocolate y BeiconMini Pizzas de PimientoAguacate al hornoHamburguesa con pan de batataCrema de BrócoliAlbondigas de pavo y espinacasCopas NavideñasJamón Glaseado a la PiñaHamburguesa de ChampiñonesSopa de verduras cremosaGalletas de Sésamos y NaranjaEnsaldas de VeranoPastel de anacarcosEspaguetis con pesto de AceitunasTortitas de CalabacínBizcocho de Aguacate y ChocolateCarne MechadaPapas RellenasTarta de hojaldre y frutasTorrijas sin panLasaña de VerdurasRoscón de Reyes lightPanna Cotta de Ferrero Rocher / Solomillo al HojaldreGalletas sin huevoBrownie de calabazaGuarnición de Calabazas Crema de calabaza y manzanaPan de calabazaPastel de Carne /  Cuencos comestiblesTomates rellenos Ensalada de verano / Helado CaseroRecetas Día de CanariasBizcocho de plátanoBarritas energéticasArroz al estilo ThaiGalletas de berenjena y calabacínDulce San Valentín /  Crema de Lentejas / Milhojas de turrón / Bizcocho de calabaza / Licor de moras

Bagels

Y como ya les comenté en la última receta, seguimos con las sugerencias para un buen desayuno. Todos sabemos que es la comida más importante para empezar el día con energía. Así que aquí tienes esta receta de bagels al más puro estilo neoyorquino.

Da igual que no seas un cocinillas, son muy fáciles de preparar y no necesitas ninguna habilidad especial ni utensilios de cocinas específicos para elaborarlos. Y lo mejor, los preparas el día anterior y tendrás un desayuno perfecto al día siguiente (en este caso si los guardamos en recipiente hermético los aprovecharemos dos o tres días, solo tienes que calentarlos un poco). Si entre semana no tienes mucho tiempo, el fin de semana podrás dedicarle más tiempo para prepararlos, porque eso sí, llevan su tiempo.

Apunta bien los ingredientes, con ellos obtendrás un resultado delicioso.

Ingredientes:

1 ½ cucharadita de levadura seca activa

337gr de agua tibia

623gr de harina de pan

2 cucharaditas de sal

1 cucharada y 1 cucharadita de jarabe de malta de cebada

3 cucharadas de harina de maíz

Coberturas opcionales: semillas de sésamo, semillas de amapola, sal marina o kosher, trocitos de cebolla o de ajo deshidratados (aquí dependerá de los gustos).

Preparación:

Ponemos el agua tibia en un bol y añadimos la levadura. Mezclamos bien y dejaremos que comience a espumar y mientras iremos preparando el resto de la masa. [Ojo, si la levadura no comienza a espumar tras unos minutos, vuelve a repetir este paso].

En otro bol más grande incorporamos la harina, el jarabe de malta de cebada y la sal. Mezclamos bien, si es con un utensilio de amasar masas mejor (o si tienen una batidora utilicen el gancho para masas). Poco a poco añadiremos la mezcla de agua y levadura y batiremos a la velocidad más baja durante unos minutos. Veremos que la masa se irá  juntando en el gancho. Subimos a velocidad media y batimos otros 10 minutos o hasta que obtengamos una masa homogénea, lisa y firme.


Cortamos un buen trozo de papel para hornear y espolvoreamos con la harina de maíz. Sacamos la masa a una superficie en la que podamos trabajar con ella. La dividiremos en ocho o nueve partes iguales. Formamos bolas, las cubrimos con papel film y dejamos  reposar durante 5 minutos.

Tras el reposo, cogeremos las bolas, las aplastaremos un poco y con la ayuda de un palito abriremos un agujero justo en el centro.

Debemos intentar que tengan el mismo grosor, no nos vale una parte del bagel muy fina y otra muy ancha, así no nos quedarán bien cocinados.

Los colocamos en el papel de hornear dejando un espacio entre ellos. Los cubrimos con papel film y refrigeramos durante toda la noche o al menos seis horas. Al despertarnos veremos que han aumentado su volumen.

Precalentamos el horno a 230º (que esté bien caliente). Mientras el horno se calienta, cogeremos una olla con bastante agua. Cuando esté hirviendo iremos añadiendo 2 ó 3 bagels. Revolveremos con cuidado y los sumergiremos bien. Tras unos 35 segundos los sacamos y dejamos escurrir sobre una rejilla. Los pasamos todos por el agua hirviendo y escurrimos bien. Y si queremos añadir alguna cobertura como semillas, etc. éste es el momento de añadírselas, antes de que se sequen.

En la bandeja de horno pondremos papel de hornear y colocaremos los bagels. Pondremos en la zona central del horno y los dejaremos hornear durante 12 ó 18 minutos. O hasta que veamos que tienen un color dorado y crujiente.

Los sacamos del horno y dejaremos enfriar sobre una rejilla. Dejamos enfriar un poco y ya podremos comernos nuestros deliciosos bagels.

Sí, se que llevan un poco de trabajo y estarás diciendo que me he vuelto loca para un desayuno, pero de verdad, de verdad, que les va a encantar. En la próxima receta les traeré diferentes acompañamientos para los bagels, aunque aquí dependerá de los gustos de cada uno, se pueden rellenar de tantas cosas… y están requetebuenos. Así que ya saben, prueben a hacerlos en casa. Hasta la próxima.


 

Redacción: Judit Morera Alsolajero.com 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*